La black card en fotografía de pasisaje

Un cara a cara con el sol puede resultar complicado si nuestra intención es sacar el mayor detalle posible en este tipo de tomas de fuertes contraluces. Para afrontar estos retos debemos conocer a la perfección el comportamiento de nuestro equipo en circunstancias extremas de luz, efectuar una correcta ejecución en el movimiento de filtros y Black card y sobretodo saber en que momento debemos de retirar las herramientas de tapadao para la igualada de contrastes. 

En este artículo publicado ya en cinco medios diferentes abordaremos métodos de tapado con Black Card en diferentes escenarios dando a conocer los Factores I.T.R que nos ayudarán a entender mejor la aplicación de dichas técnicas y por lo consiguiente obtener mejores resultados en escenas de fuertes contrastes.


LA BLACK CARD -TÉCNICAS Y APLICACIÓN EN FOTOGRAFÍA DE PAISAJE

La fotografía de paisaje es una de las disciplinas más practicadas y  populares que existen, pero a su vez una de las más difíciles de dominar. A medida que la vamos practicando nos van surgiendo decenas de problemas que solo aplicando las técnicas apropiadas podremos llegar a solventar. Una de las situaciones más frecuentes que nos podemos encontrar en la fotografía de paisaje, son las escenas en las que existe una gran diferencia de luminosidad entre las zonas más oscuras y las más claras. Estas escenas de elevado contraste, fácilmente pueden superar el rango dinámico de nuestra cámara, sobretodo si buscamos contraluces durante la salida y puesta del sol. Imagen galeria

A priori, si realizamos una correcta exposición, no resulta complicado efectuar la toma. Pero si nuestra intención es que dicha imagen presente detalle en la zona de altas luces, así como en las sombras, nos va resultar algo mas complicado conseguir una imagen aceptable. En la gran mayoría de ocasiones podemos equilibrar la luz con el uso de varios filtros degradados, pero en otras, la diferencia de luz entre ambas zonas, nos va a impedir realizar la imagen tal y como deseamos, y mucho menos alcanzar unos valores estéticos aceptables. En esa ocasión, es cuando el uso de la black card puede resultar decisiva para este tipo de circunstancias.

Imagen galeria

La black Card es aplicada durante varios segundos en la parte derecha del cielo


LA BLACK CARD

La Blak card es un trozo de tela, cartulina, cartón etc, de color negro que se interpone delante del objetivo con el fin de bloquear la luz en zonas extremadamente luminosas, como puede ser el sol de un amanecer, atardecer o todo tipo de fuente lumínica que ocasione escenas de gran contraste. La función de la black card no es otra que ir realizando tapados de forma selectiva por aquellas zonas del encuadre que queramos rebajar luz.

Imagen galeria

Debemos tener presente que la black card requiere de un gran dominio y precisión en su técnica, ya que no es un filtro degradado que deja pasar más o menos luz a través de él. La transmisión de luz a través de la black card es completamente nula y su colorimetría muy diferente a la de los filtros degradados, por lo que un abuso en su aplicación puede echar por tierra todos los valores estéticos de la imagen.

Imagen galeria

Un mal uso puede oscurecer en exceso la zona de revbaje así como las tonos adyacentes

La black card es una herramienta limitada a un uso concreto dentro de la fotografía de paisaje, solamente si es necesario se emplea en escenarios de alto contraste o como una ayuda adicional en combinación con varios filtros degradados. Pero si es cierto, que debemos de conocer su uso y cuando aplicarla, ya que si la utilizamos en el momento apropiado puede mejorar considerablemente la imagen final.

Imagen galeria

Resultado final de la imagen tras combinar la black card y un filtro degradado

Para que su aplicación sea mas sencilla y eficaz, es importante disponer de varias Blak card que nos puedan servir para ser adaptadas a todo tipo de situaciones que se presenten dentro de un paisaje, desde tiras negras con acabados cuadrados, redondos y triangulares, hasta tiras tamaño carnet o mayores. También es recomendable disponer de pequeños trozos de tela para ser utilizados en paisajes irregulares donde haya montañas o elementos que sobresalen del horizonte.


Tapados, movimiento y duración de la técnica

Los tapados con la black card pueden ser parciales o más generales y eso va en función al área de luminosidad que queramos rebajar. Los movimientos es importante que se aplique con cierta coherencia y de manera controlada ya que cuanto mayor sea la precisión con la que utilicemos la black card mejores serán los resultados. La duración en su aplicación va en función al tiempo de exposición que empleemos y a la intensidad de luz que llegue de ese área concreta al sensor.S

Imagen galeria

Al igual que con los filtros degradados a medida que vamos realizando los tapados, podemos alargar más el tiempo de exposición, lo que supondrá un levantamiento de las sombras en las zonas mas oscuras. Por ejemplo, si vamos a realizar una escena donde disponemos de un elevado rango dinámico entre una parte de cielo y el resto de la imagen, la idea es aplicar la black card en la zona más luminosa de la escena, que en

este caso sería esa porción de cielo, de esta manera, mientras utilizamos la black card, en cierto modo mantendremos a raya las altas luces y levantaremos las sombras en las zonas más oscuras que no se vean afectadas por su uso.

Imagen galeria

La black card es utilizada durante varios segundos por toda la zona del cielo

Hay veces, que dependiendo del tipo de escena que se nos presente, es conveniente realizar el tapado partiendo de diferentes zonas del encuadre. Si por ejemplo la zona a rebajar es el sol de un atardecer es preciso que se ataque la zona luminosa desde diferentes puntos (arriba, abajo, izquierda y derecha) para que la marca del Blak card no se haga evidente al ser aplicada en más de una posición (imanes 1) , este sistema de tapado resulta efectivo cuando la fuente de luz ocupa una porción pequeña en el encuadre. Por el contrario si la zona luminosa es amplia (imagen 2) se deben de realizar tapados más generalizados en la imagen, e incluso si ya tenemos cierta experiencia y dominio de la técnica, efectuaremos su combinación con varios filtros degradados o inversos en movimiento.

Imagen galeria

(Imagen 1)

Es importante que el tiempo de exposición sea más bien largo, ya que así suavizaremos el efecto del movimiento de la black card y aplicaremos la técnica de una manera más controlada. El sistema es sencillo de entender, pero difícil de aplicar debido a las múltiples irregularidades que puede presentar un paisaje. Solo con la práctica seremos capaces de emplear la técnica con soltura, evitando que se note en exceso su uso y poder presentar unos aceptables valores estéticos en la imagen final llegando a adaptarlos a nuestro gusto personal.

Imagen galeria

Resultado final tras la aplicación en espiral de la black card. (Imagen 2)


FACTORES ITR

Es cierto que la Black Card, es una herramienta dotada de gran dinamismo, ya que durante el tiempo de exposición podemos desplazarla por aquellas zonas de la imagen que consideramos deben ser rebajadas. Pero también debemos intentar no usarla descontroladamente sin llevar un orden en su aplicación. Es importante saber en todo momento lo que estamos haciendo, para así tomarlo como referencia en caso de repetir la toma si es que fuera necesario.

Para llevar un control aproximado de la realización de esta técnica, debemos tener en cuenta tres factores muy importantes que nos valdrán de base para la ejecución del ejercicio:

Intensidad de luz - Tiempo de tapado - Recuperación de sombras y altas luces

 

Intensidad de luz:

Como su propio nombre indica es la intensidad con la que llega la luz al sensor de la cámara.

Ante una escena de alto contraste debemos de tener en cuenta la intensidad de la fuente de luz a la que nos estamos enfrentando y cuanto ocupa en el encuadre.

10

Tiempo de tapado:

Es el tiempo que debemos emplear para efectuar los tapados por aquellas zonas de más luminosidad. Según la intensidad de luz que desprenda la fuente lumínica, debemos

detener la black card mas o menos tiempo en la zona de rebaje, también va en función al tiempo de exposición que empleemos. 

 

Recuperación de sombras:

Es el tiempo que tarda el sensor de nuestra cámara en recuperar las sombras sin perder detalle en las altas luces tras retirar la herramienta de tapado. 

Debemos conseguir ese equilibrio que nos permita captar detalle en las sombras sin llegar a sobreexponer las altas luces. 


Para finalizar añadir que no todas las cámaras poseen un sensor con la misma capacidad de respuesta a las zonas oscuras y luminosas de una escena, pero el tener presente estos tres factores nos ayudará a entender mejor el funcionamiento de nuestro sensor ante estas circunstancias y por lo consiguiente tener mayor control y dominio en la aplicación de este tipo de técnicas de tapado.

Imagen galeria



Autor: Senén López Cadenas